Cómo tejer la base de una cesta redonda

¿Te has fijado alguna vez en el dibujo que se forma en las cestas de mimbre? Observando la base de una cesta redonda parece que estés viendo una serpiente enrollándose en sí misma, un caracol quizás, o hasta puede parecer una rosa. A mí personalmente me encanta. Y me encanta hacer las bases redondas, tejerlas y procurar que queden bien bonitas, aunque en realidad sea lo que menos se ve de la cesta. Es por eso, y porque es un “básico de la cestería” que te cuento hoy cómo hacer las bases tejidas de cestas redondas. ¿Quieres aprender conmigo?

Ya en una entrada anterior vimos cómo hacer una cesta partiendo de una base rectangular de cartón. Pues hoy lo que quiero que veas es cómo se monta la base para hacer una cesta redonda, igual que se hace tradicionalmente cuando se teje con mimbre.

Primero de todo vamos a hacer la cruz de inicio del tejido con los tubos montantes, los mismos para un lado que para el otro si queremos que la base sea redonda. En este caso he usado 3 tubos por cada lado, de manera que tendremos 12 montantes (3 tubos x 4 grupos de puntas). El número de tubos a usar al inicio dependerá sobretodo de lo grande que queramos que sea la base. En principio, cuanto más grande queramos que sea la cesta más tubos pondremos en esta fase, pero también puede darse la opción de añadir más adelante en el proceso.

En este ejemplo estoy empleando el tejido doble, con dos hebras, y uso dos colores distintos para que sea más fácil de visualizar. Para hacerlo he unido los dos tubos por un extremo igual que se hace para añadir tubos e iniciaremos el trabajo por donde se produce la unión. Por ser el tipo de tejido que es, nos da igual si el número de montantes es par o impar, pero esto es algo que tienes que tener en cuenta en según qué casos como te conté en el artículo de los principios básicos.

Para iniciar el trabajo doblaremos el tubo inicial por la unión de los dos colores, si es que los hay, y lo situaremos bien sujeto a uno de los grupos de los tubos que forman la cruz, de al manera que tendremos un tubo por delante de la pieza y otro por detrás.

Al empezar a tejer lo haremos cogiendo todos los montantes disponibles por cada lado (en este caso 3).

Así pues,  la primera o primeras vueltas (según lo grande que vaya a ser la cesta) se tejerán juntando todos los tubos en cada lazada.

Así quedaba la base en la primera vuelta. Esta vuelta es muy importante ya que servirá para unir unos tubos con los otros.

A continuación, en la siguiente vuelta (o siguientes), tejeremos agrupando los tubos cogiendo un tubo menos, es decir, en vez agarrar tubos de 3 en 3, lo haremos de 2 en 2.

Y al final acabaremos tejiendo de un tubo cada vez. Haciéndolo así permites que el tejer sea fácil cuando estás cerca del centro del círculo y que a medida que éste se amplía, la trama quede uniforme.

Una vez llegas al tamaño de base que te interesa, lo único que has de hacer ahora es doblar los montantes para ponerlos en vertical ¡y a seguir tejiendo!

Y para terminar, un consejo final: es importante que tanto al tejer la base como en los laterales, lo hagas siempre en el mismo sentido (como te expliqué en el artículo de los principios de cestería), de manera que si por ejemplo cruzas primero la hebra que viene de atrás mantengas este orden durante todo el rato.

Y eso es todo. ¿Ya has empezado a practicas? ¿Tienes alguna duda?

¡No dudes en comentar aquí debajo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s