Mueble organizador con cajas de fruta

Seguro que en alguna ocasión ha caído en tus manos la típica caja de fruta, así de madera finita. ¿Hiciste algo por aprovecharla? ¿No sabías cómo? Pues mira, yo es que muchas veces cuando voy a mercado a según qué tiendas, en vez de ponerme la compra en las bolsas (de tela, procuro), me dan una caja de madera que luego puedo devolver (si me acuerdo… ejem…). Más de una vez se me ha acumulado varias cajas de estas, y una de esas veces me decidí a hacer un mueble organizador para los trastitos de costura. ¡Quédate para ver cómo quedó!

Como te decía, que un día de esos con cajas de frutas rondando por casa se me abrió la veda del reciclaje y se me ocurrió hacer un organizador para almacenar los objetos de costura: el costurero, las telas de patchwork, la boata, el bastidor… Lo más importante por eso fue conseguir al menos dos cajas que fueran iguales, para poder apilarlas y encajar una en la otra.

Para empezar, lo primero que hice fue lijar un poco las cajas, para limpiarlas y quitar posibles astillas, que ya se sabe que las cajas estas pueden tener un poco estropeada, y luego las pinté. Como quería que el mueble fuera móvil le puse unas ruedecitas.

 Simplemente colocando una caja encima de la otra no era suficiente para “montar” el mueble, porque además al tirar de una de las cajas se moverían una respecto la otra. Además no podía enganchar tampoco una a la otra porque entonces no se podía acceder al contenido de la parte inferior. ¿Qué hice entonces? Pues usé alambre para enganchar una caja con la otra de una asa a la otro, a modo de cierre. De esta manera cuando quiero coger algo de la caja inferior desengancho el mecanismo y muevo las cajas.

En la caja superior tengo mi costurero hecho a partir de una caja de vino espumoso, y también tengo las telas de patchwork bien ordenaditas. Y es que en el espacio que sobraba una vez puesto el costurero, y aprovechando la caja del secador de pelo, hice dos compartimentos estrechos para las telas, de manera que puedo sacarlas cuando quiera.

Además, como me importaba que las telas estuvieran algo protegidas decidí hacer una tapa con la misma caja que usé para los compartimentos. ¿Y cómo la enganché al carro? Pues no quería agujerear la caja de madera,  además que quería dejar margen para que la tapa quedara horizontal aunque lo llenara algo más de telas. Entonces se me ocurrió usar pinzas de papelería y cordel, a modo de bisagra, y este es el resultado:

Y así queda el carrito organizador, que reciclando dos simples cajas de fruta conseguí hacer un mueblecito bien útil y sin complicarse mucho.

¿Qué te parece? ¿Has hecho alguna vez un mueble similar con cajas de madera?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s