Cojo una caja y la transformo en…!

No sé si te acuerdas del costurero que hice hace ya un tiempo a partir de una caja de vino espumoso, y que te mostré el paso a paso en esta entrada. Pues bien, tanto éxito tuvo que me hicieron un encargo y me pidieron otro costurero. La única condición: que tuviera un sitio para guardar las telas y el fieltro y otro para el resto de menesteres. Queda mal que lo diga, ¡pero me encanta cómo quedó! ¿Quieres ver cómo lo hice esta vez?

Pues lo dicho, que me pidieron un costurero que fuera amplio y con dos compartimentos, esas eran las restricciones que tenía así que a partir de ahí empezó a volar la imaginación. Primero de todo, la caja que usé esta vez era  del envío de una compra online, de manera que aproveché que el material era fuerte. Para hacer dos compartimentos fue tan fácil como  crear un tabique en el interior. Lo que me supuso más problemas fue por un lado, el sistema de cierre de la caja: el costurero anterior no tenía cierre de “seguridad” y si por lo que fuera volcaba se podía caer el contenido. Por otro lado, no sabía cómo hacer ni qué aprovechar para las bisagras de la tapa.

Los materiales utilizados son:

  • Una caja de cartón
  • Un trozo de cartón tan largo como uno de los lados de la caja y tan alto como la misma
  • Una pieza de cartón fuerte y grande como la base de la caja
  • Papel de revista o periódico
  • Tela para forrar la tapa
  • Tubitos de papel (si no sabes cómo hacerlos mira esto)
  • Cuerda
  • Botones, goma elástica, cinta de tela

A parte de esto necesitarás cola blanca o silicona caliente, pintura, cinta de carrocero, tijeras y lápiz o algo para marcar, así como la máquina de coser. A continuación pues, te cuento el paso a paso.

1.- Primero hay que dividir el compartimento del costurero en dos, de forma tan sencilla como pegando un fragmento de cartón a la base de la caja con cinta de carrocero.

2.- Toca reforzar el tabique y unificar la base de la caja (piensa que es una caja desmontable y no queremos que se nos desmonte), así que forramos el interior con dos capas de trozos de papel de revista y cola blanca.

3.- Cosemos lo que será la funda de la tapa teniendo en cuenta que queden cosidas a ella las gomas elásticas que nos servirán de cierre  del costurero (haremos que unos botones en el otro lado pasen a través suyo) y la cinta, que nos ha de servir como tope para aguantar la tapa cuando esté el costurero abierto. Cubrimos la tapa con la funda y dejamos que quede tela sobrante.

4.- Se pegan los tubos a la base de la caja a modo de montantes igual que si estuviéramos haciendo una cesta con base de cartón (si no te acuerdas cómo mira aquí), y se cubre luego todo con un trozo de cartón. En mi caso yo además le pegué un rectángulo de fieltro para proteger más la base.

5.- Ahora toca tejer la caja, en mi caso con tejido simple. Pero ¡atención! Ahora es el momento de unir la tapa a la caja. ¿Y qué usamos como bisagra? Pues bien sencillo: como hemos dejado tela sobrante de la funda ésta la pegaremos a la parte trasera de la caja antes de tejer. Una vez pegada y tejida la caja la misma tela nos hará de bisagra y estará bien sujeta. Después de tejer, habrá que pintar tanto por dentro como por fuera.

6.- Vamos a por el asa. En este caso, una trenza de seis hebras tan larga como se quiera que cuelgue el costurero. Encontrarás fácilmente tutoriales de cómo hacerla si googleas un poco.

7.- Ahora que ya está el costurero tejido y el asa “fabricado” lo colocamos: se hace un agujero en cada lateral teniendo cuidado de no estropear la pintura y aprovechando los espacios entre el tejido de los tubos. Se hace un nudo en los extremos del asa y se asegura con cola.

8.- ¿Recuerdas que te decía que para el cierre haríamos pasar unos botones por las gomas elásticas de la tapa? Pues ahora tenemos que agujerear la parte delantera del costurero a la altura donde estén cosidas las cintas elásticas y haremos pasar por la perforación otras gomas con un botón decorativo enhebrado en ellas.

Y hasta aquí el proceso para hacer el costurero. ¿Fácil, verdad? A parte del costurero como recipiente he de decir que luego añadí un dispensador de hilos como hice en el anterior costurero, al igual que una caja de cartón para guardar botones, imperdibles y pequeños objetos y por último un acerico en forma de cactus, a conjunto con la tapa.

¿Qué piensas del resultado? ¿Te animarías a reciclar una caja así?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s